miércoles, 11 de marzo de 2009

HACE CINCO AÑOS....




"Salí de mi despacho tras pasar una desoladora mañana pegado a la radio escuchando las espantosas cifras de muertos y heridos en los atentados del 11 de marzo, Jueves Negro de la reciente historia de España.

Casi por instinto me dirigí a la gran bandera que ahora preside la Plaza de Colón. Ese lugar que en la tarde noche del viernes estaría abarrotado de gente, por la manifestación que se ya se había convocado, se encontraba al mediodía del mismo jueves, insospechadamente tranquilo.

A pocos metros, en la Estación de Atocha, el hierro y el humo. Y la sangre. Pero junto a la Gran Bandera los pájaros trinaban en los pinos y cipreses que casi milagrosamente y por descuido sobreviven entre el cemento que preside la plaza.

Poca gente se había acercado para meditar en aquél lugar. Me senté lo más cerca que pude del impresionante mástil. Me pareció entonces que la Gran Bandera sintió mi presencia porque en ese mismo instante comenzó a ondear mostrando así su impresionante dimensión.

Tuve la sensación de que algo o alguien me protegía, y me sentí mejor.

El terror nunca podrá destruir nuestra bandera porque es inatacable.

Y de la misma manera que nuestro símbolo permanece vivo mientras queramos que así sea, sus gentes y sus fronteras se sienten amenazadas por el terror.

Por eso pensaba que, ahora más que nunca, todos tenemos que ponernos bajo la protección de nuestra Gran Bandera".

Dejé escritas estas líneas a los pocos días de aquélla tragedia, con una ligera esperanza, tratando de mitigar la impotencia sentida.

Pero hoy me invade la desolación cuando todavía ese pretendido, y todavía hoy ilusorio, Estado de Derecho no ha conseguido averiguar realmente lo que pasó, con un proceso judicial, cerrado, que sólo ha conseguiro condenar a unos pocos de los autores materiales sin haber conseguido desenmascarar a los autores intelectuales.

Y qué deciros del panorama político español, que se va fragmentando y dividiendo sin lograr la unión necesaria para forjar un país fuerte bajo el manto de esa bonita bandera que sigue pareciéndome solitaria, hoy como ayer.
PS:
He buscado un poema de mi querido abuelo que pudiera dedicar a las víctimas e inesperadamente casi al abrir uno de los libros encontré este, que quiero compartir con vosotros. Para cada uno de ellos.
H E R O E
Derrumbado en tu mármol, ya preclaro
monumento de vítores y lágrimas,
donde la lira es cisne que remolca
tu pecho y pulso frío, sin latidos,
arribas a la diestra de Dios Padre,
claro doncel de España, amigo ilustre.
Dios te llamó.Tu alma, ya en sus manos,
desnuda de envoltura, y su pureza
refleja la sonrisa en las espadas
que iluminaban brillos en tu frente.
El tuétano te ardió con el disparo,
y la palma del héroe inmarcesible,
te floreció en la pólvora del aire,
Tu muerte es monumento de ti mismo.
Del su libro Arpa Fiel

12 comentarios:

Bolero dijo...

Por ellos y ellas por los q mueren sin necesidad, sin merecerlo sin remedio

PD. no me gustan las banderas nunca me han gustado ni las fronteras,

muakkkkkkkkkkkkkkk

ONDA dijo...

Estimada Bolero:

Fue mi primer impulso entonces dirigirme a aquélla bandera cercana a mi despacho, creéme que me consoló.

Como símbolo de unión creo que una bandera puede resultar útil, pero respeto tu postura, es más creo que sería lo ideal que no hubiera fronteras ni banderas que distinguieran a los países.

Pero mientras....

Novicia Dalila dijo...

Yo lo viví muy de cerca porque la estación del Pozo está muy cerca de mi casa y la explosión de Santa Eugenia.... uffff, eso casi me salpica en la cara al pasar por alli al venir a trabajar, fue cuestión de 5 minutos que no me pillase.... Fue un día horrible. Llamadas hasta casi quemar los móviles, gente muy allegada que sabes que a esa hora va en el metro... Recuerdo el horror de ese día y se me ponen los pelos de punta.
Mi recuerdo para todos ellos y mi abrazo a los supervivientes y familiares que jamás volverán a ser los mismos.

ONDA dijo...

Ni siquiera se ponen de acuerdo en hacer un homenaje conjunto con todas las victimas.

Desde el primer momento los partidos se dividieron incluso hay varias asociaciones con fines diferentes.

Y Ayer a los cinco años de aquello distintos homenajes en distintos lugares,,el monumento una chapuza con goteras,,,y eso si al concierto se apuntan todos como un acto social.

Que pena.
Lamento tu horror tan cercano

Mery dijo...

Como tu, creo que las banderas en ciertos momentos pueden reflejar el sentimiento del corazón de un pueblo, bien ante el dolor como ante la dicha.
Ayer recordaba yo cómo fueron esos dias en Madrid, qué silencio había en las calles, que recogimiento en los corazones. Nadie se atrevía a reir.
5 años ya, parece mentira.

Un abrazo

ONDA dijo...

Una vez más querida amiga el pueblo está por encima de sus representantes?.

La justicia tampoco ha sido capaz en este caso de resolverlo.

Me alegro de verte de nuevo por aquí aun en esta entrada triste y desoladora.

Otro abrazo para tí.

Antònia dijo...

Gracias por tu visita a mi blog, Onda. Pero sobre todo gracias por el precioso poema que me has dejado en él para mi Sandrita.
Tu abuelo era un artista y veo que tú le sigues los pasos.
Me encanta la gente que recuerda y respeta a sus mayores.
Un beso!!

ONDA dijo...

No hay de qué. En este blog podrás conocer algunos de sus poemas.
Y puedes regalarle a tu sobrina ese librito que es lo único editado recientemente.
Adriano del Valle.
El Pajarito Sabio,. Ediciones Hiperión Colección Ajonjoli lo tenían en la casa del libro.


Gracias a tí por tu visita querida amiga y espero que no sea la última.

Olga B. dijo...

Ante cada cosa volcamos nuestros sentimientos, ante una tragedia, ante una bandera, ante un poema como el de tu abuelo.
Tus buenos sentimientos buscaron en ese momento un lugar desde el que pensar el horror y superarlo. Ojalá todos buscásemos el nuestro y hasta encontrásemos uno común.
Como han dicho otros, murieron sin necesidad, sin culpa.
Parece mentira que ya hayan pasado cinco años.
Buen fin de semana, Ignacio.

ONDA dijo...

el poema lo puse después de la entrada como homenaje final (ante la ausencia de ese gran homenaje que este año no se ha producido).

Me parece precioso eso de

tu alma....ya desnuda de envoltura.


Y el final

Tu muerte es monumento de tí mismo.

El poema lo he cogido de una recopilación OBRA POETICA DE 1977.

Pero donde se publicó por primera vez salvo euo fue en el libro ARPA FIEL,

Ahora no puedo precisar a quién está dedicado supongo a algún amigo caído en la Guerra.

Un abrazo Olga

plcm dijo...

Saludos Amigo ONDA, tras un mes en silencio, mirando cosas cercanas, he despertado y, precisamente recordando lo que tu tambien rememoras.

La cita es ineludible para todas las buenas conciencias.

Y si, ciertamente esa bandera es bellisima.
Coincido con los sentimientos que en ti produce nuestra bandera.

Un fuerte abrazo.
PedroC.

ONDA dijo...

Estimado Pedro yo también ando un poco alejado de los blogs.

Me alegro de la coincidencia.

Pero...como está el patio, tremendo...

Un fuerte abrazo