miércoles, 3 de septiembre de 2008

ATRAPADOS POR EL TIEMPO


"Atrapada por el tiempo".- Collage de ONDA.-Circa 1985".

" Todos llevamos en el alma, sin atrever a confesárnoslo, la muerte de los grandes ideales de nuestros padres. Los ideales nuevos, ¿donde están?" Gregorio Marañon. (1)

No cabe duda de que el tiempo en que nacemos y el tiempo en que vivimos condicionan nuestra personalidad. Pero en ocasiones uno se siente "atrapado por el tiempo" en el que vive. No se si este collage, que hice en el año 1985, transmite esta sensación. Confieso que primero hice el collage, con unos recortes previos, y luego puse el título. Quise dar la sensación de que esa mujer, ya madura, se encontraba sin escapatoria en un instante determinado, a las ocho y cinco de la tarde. Mi amiga Cristina seguro que a raíz de este collage se inventa un bonito relato como suele hacer en su blog "Hoy libro". (2)
Mientras ¿comía? hoy en uno de esos sitios de "comida rápida" ( en esto los americanos se nota que fueron los pioneros, ya que en España nos hemos limitado prácticamente a recoger sus franquicias), me he parado a pensar, en los pocos minutos que tardé en ¿comer? una hamburguesa con ¿ensalada?, que tenía la sensación de no sentirme del todo "un hombre de mi tiempo". Quiero decir que muchas veces me noto algo extraño en estos momentos en que actualmente vivimos. Me gustaría que no fuera así, pero no lo puedo evitar. Ocurre además, o al menos eso quiero pensar, que las personas de cierta edad, digamos 40 años, hemos vivido fundamentalmente nuestra infancia y juventud en tiempos muy distintos a los actuales. Porque hoy se dice que los tiempos cambian muy deprisa y la tecnología también. Todavía conservo en el despacho de mi padre esas máquinas de escribir que podrían durar décadas; hoy un ordenador apenas dura si dura ¿dos años?. Tengo la sensación, no se si equivocada, de que cada vez son mayores las distancias entre las generaciones o personas de distinta edad, precisamente por la celeridad con la que vivimos.
Este handicap es aún mayor si cabe para los que recordamos como felices los tiempos pasados, como cuando por ejemplo, vivían nuestros padres, no teníamos otra responsabilidad que sacar buenas notas y eramos dueños de nuestro tiempo.
Puede surgir el dilema, para algunos, de dejarse llevar por el tiempo en que vivimos, y hacer todo lo que desde fuera nos imponen, o por el contrario permanecer en "nuestro pasado". Hoy esta reflexión hacía, al no sentirme cómodo en la ciudad en la que paso la mayor parte de mi vida, que no es en la que vivo, y en el tiempo o época actual.
Quizá lo más acertado sea vivir nuestro tiempo, siendo crítico con las cosas con las que no estemos de acuerdo, levantando nuestra voz de vez en cuando. Aprovechar las oportunidades de los avances tecnológicos que nos sean útiles. Hacer un esfuerzo por comprender a la gente "más joven" y explicarles nuestros razonamientos con la ventaja de la experiencia.Adaptarnos a los nuevos tiempos en aquéllo en que nos sea beneficioso pero no en lo que nos perjudique. Y no sentirnos nostálgicos por recordar el tiempo pasado.
Me pareció acorde con este pensamiento actual, mi modesto collage, que hice al menos hace 23 años. Entonces tenía la sensación de que el tiempo no corría tanto y no "atrapaba" como le pasó a esa elegante mujer a las ocho y cinco, quizás, de la tarde.
Y vosotros, ¿os habéis sentido atrapados por el tiempo?.
................................................
(1) El Pánico del Instinto. En Tiempo Viejo y Tiempo Nuevo. 1940. Colección Austral. http://www.fund-gregorio-maranon.com/

(2) Aquí está el relato de Cristina que nos mandó en forma de comentario, que elevo a categoría de entrada:

"Quiero escapar pero no puedo, el tiempo, pulpo feroz, me aprisiona con sus manos contra la pared. Ni siquiera puedo mecerme al ritmo monótono del tic tac del reloj que tanto me aliviaba, porque sus manecillas están tan presas como yo, paradas en este momento absurdo ¿por qué son siempre las ocho y cinco? Mi rostro indaga la luz que se filtra por la ventana ¿es luz del amanecer o del ocaso? Luz paralítica también, que no se apaga ni se enciende, que deja ver su calavera entre los visillos.También se quedaron como estatuas de sal el gorila, carcelero que no atiende a razones, a punto del zarpazo, y la pistola que apunta mi sien, con el gatillo apretado. De reojo puedo ver al bufón que se ríe con una carcajada eterna de mi parálisis, con su capucha como flecha de cupido a punto de tocarme. Pero ¿hasta cuándo? ¿cuándo volverá de nuevo el tic tac? ¿cuándo volverá de nuevo el riesgo a mi vida?Añoro el paso del tiempo. Añoro el vértigo de vivir al borde del abismo. Estoy deseando que sean las ocho y cuarto."


32 comentarios:

Mery dijo...

Tengo la sensación de que esta entrada tuya y la última mia puedan tener un algo de conexión.
Quizás uno de los pensadores que mejor entendió el papel del ser humano en esta vida fuera Ortega y Gasset, tal como desarrolló todo su sistema filosófico.
Un saludo

Anónimo dijo...

Desde luego que me he sentido atrapado por mi pasado...de hecho vivo atrapado y es un error, todos los dias añoro y pienso en el pasado.
El pasado da cosas preciosas como nuestro primer amor(inolvidable),nuestra infancia,recuerdos fantásticos en general de nuestras vidas que a veces me atrapan, ya que amo y deseo revivirlos o incluso volver a ellos y enmendar errores ya irreversibles.
En definitiva para mi vivir atrapado por el pasado es un error que solo trae nostalgia y recordar tanto no es bueno... mejor vivamos el presente, no onda?

Anónimo dijo...

precioso collage

Joaquín dijo...

Enhorabuena por esa afición a los collages, que has heredado de tu abuelo... Pero el bocadillo de calamares también es "comida rápida", ¿no?

ONDA dijo...

Mery, precisamente estaba buscando una cita de Ortega para colgarla pero aún no encontré la adecuada para este asunto de la desubicación. Pero sí que preocupaba a este gran pensador este asunto de las épocas y generaciones.
Bonita cita la de Azorín en tu post.
He de poner algo...

ONDA dijo...

Creo querido anonimo 1 que lo ideal es la postura intermedia que defiendo en el post. Desde luego que no es posible vivir el pasado, y recordarlo de vez en cuando tampoco viene mal, para afrontar mejor el presente. Si algo del presente no nos gusta creo que lo debemos decir ¿no?.
No tenemos más remedio que vivr el presente, pero cuando no es del todo bueno debemos cambiarlo también.

ONDA dijo...

Anonimo 2 me alegro de que te guste el collage.

Joaquín, mi afición es efectivamente heredada de mi querido abuelo.
Mas de una entrada tendran sus collages como objeto.
De adolescente empezamos en el colegio a forrar las carpetas con coches, cantantes y luego como aquello era muy currado, decidí, hacer collages como entretenimiento.
Apenas llegue a hacer 5 o seis.
Efectivamente el bocadillo de calamares es una típica comida madrileña el problema es que en vez de calamares parecen chicles...
Un fuerte abrazo.

ONDA dijo...

Decía Victor Hugo:

" La melancolía es el placer de estar triste ".

Esto va para anónimo 1; cuando el recuerdo del pasado no es obsesivo no tiene porque ser malo.

Hay gente que concibe sus vivencias como de usar y tirar. Otros en cambio las guardan en una caja de madera de boj y de vez en cuando la abren para dejarse llevar por unos momentos al tiempo pasado.

No te martirices por ser nostalgico. y vive el presente para vivir buenos momentos que puedas recordar en el futuro.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu post sobre el paso del tiempo, me siento identificada con tu forma de pensar, es cierto a veces que cualquier tiempo pasado fue mejor, sobre todo ahora en esta sociedad en la que te obligan a ver como normal cosas que para tí no lo son.
Me encanta como escribes, es un lenguaje directo que me llega al corazón.
ISABEL

Novicia Dalila dijo...

Empiezo por el final:

La melancolía es el placer de estar triste : Sí, así es. Tenemos esa suerte de poder elegir de vez en cuando, dejarnos en un sillón, remontarnos a cuando queramos (cuando éramos pequeños, cuando nuestras responsabilidades no iban más allá que ser buenos, cuando no habíamos perdido a ningún ser querido) y dejar que la tristeza nos invada y llorar si nos apetece....
Pero estas regresiones deben ser puntuales. No podemos estancarnos en el pasado, que en mi opinión y por mi experiencia, debe servirnos únicamente para aprender. No nos queda otra que adaptarnos al tiempo que nos ha tocado vivir.
Dices que nuestra generación es la que ha vivido más cambios... No lo creo. Creo que para nuestros padres, los que tenemos la suerte de que aún vivan, han tenido que adaptarse más deprisa a esta vida. Los cambios vertiginosos que estamos experimentando les ha pillado mucho más mayores que a nosotros....

Yo tiendo mucho a regresar... Tengo un pasado que me pesa mucho, me cuesta infinito a veces volver aquí, pero tengo que volver, por varias razones, primero por mis hijos, porque sin quererlo, sin decirlo, me exigen que les acompañe en el descubrimiento de este mundo, y segundo, por mí, porque no quiero sentirme fuera de lugar.

En fín, esta es mi modesta opinión sobre este tema tan interesante que planteas Onda.

Un beso

Cristina dijo...

Querido ONDA, no sabía yo de esta faceta tuya de artista. ¡¡Los genes, cómo son!! Sorprendida estoy.

Con respecto a tu pregunta, yo más que sentirme atrapada por el tiempo, noto que corre con demasiada rapidez, quisiera parar el reloj a ratos, no sé si a las ocho y cinco que es una hora bien rara para mí (con la perspectiva de baños, cenas y pijamas, es la hora de mi "bajona"), paralizar los momentos para observar cada detalle de los que me rodean, pero no puedo... cuando me doy cuenta, ya es otro mes, otro año. Miro atrás y me da vértigo pensar que cualquier anécdota hace ya ¡décadas! que ocurrió. Eso sí que me hace sentirme con una pistola sobre mi cabeza, como la chica de tu collage. Intentaré inventar algún relato. Y espero que nos regales más. Me encanta.

Alfaraz dijo...

Aunque el collage de su nieto refleje estas inquietudes metafísicas, yo recuerdo haber visto en la colección permanente del Reina Sofía otro con el que Adriano homenajeaba a Villalón.
Hace unas semanas pasé por allí y no lo encontré, por cierto.

.

ONDA dijo...

Querida Isabel:

Si no fuera porque eres mi hermana me ruborizaría con tu comentario y tus "ditirambos" sobre mi blog.

Te agradezco que te hayas animado a pulsar alguna de sus teclas al expresar tu experiencia sobre este asunto.

No cabe duda de que nuestros padres nos marcaron y su pérdida la tengamos que llevar como una losa de la que no nos podremos desprender hasta que les volvamos a abrazar.

Pero la losa de su pérdida es una manera de no olvidarlos...
Un beso+.

ONDA dijo...

Dalila, yo no he dicho que nosotros seamos la generación que más cambios ha soportado; tu hablas de tus padres (que afortunadamente viven). Pero creo que ellos cuando tenían nuestra edad quizá no tuvieran esa sensación de que los cambios en la sociedad se producían tan rápido.
Creo con todas las objeciones que se quiera que en su epoca todo era un poco más estable.
Estos cambios que vivimos quizá sean menos relevantes en una persona ya jubilada y con sus hijos ya colocados que en nosotros que tenemos hijos en edad de formación.

Las relaciones, el trabajo, y hubiera menos espadas de damocles sobre sus cabezas.

A eso me refería aunque quizá no haya sabido explicarlo...

En cualquier caso tu opinión la tengmo muy en estima, aunque quizá no sea un asunto de opinión sino de sensación, de experiencia. No cabe duda de que una persona con una infancia traumática, cualquier epoca actual le parecerá miel sobre hojuelas.
Un beso.

ONDA dijo...

Me alegro, Cristina que te haya gustado mi collage; sólo hice 4 o cinco que merecieran la pena otros se perdieron como cubiertas de mis carpetas de estudiante.
Tengo uno sobre una fotografía de aquella bella Romina Power, que mereceía un post quizá contando la historia de esa bella mujer, marcada por la tragedia de su hija, que desembocó en la ruptura de su matrimonio.
Lo hice para mi entonces novia, hoy mi mujer, en un día tal como hoy de su cumpleaños pero creo que del año 1987. Si lo recupero te prometo que lo colgaré aunque antes querría dar paso a los de Adriano.
No te preocupes por tu relato, es sólo si te inspiera y si crees que mereciera la pena. Porque me encantaron aquellos que arrancaban con cuadros de lectoras.

Merecerían que todos los pudieran leer...
Me encanta que te encante mi collage

ONDA dijo...

Alfaraz, veras el collage de Villalón reproducido en el catálogo.
No me extrañaría que lo hubieran bajado a los sótanos del Museo...dado los constantes cambios de sus directores ...
Todo ello en perjuicio de los visitantes que padecen los caprichos de los políticos.

Llamaré para informarme ya que es un museo muy incomodo de visitar.
Gran abrazo.

Cristina dijo...

Onda, yo soy más bien de tu segundo grupo, de las que guardan sus tesoros en la cajita de boj (más me gusta el cedro, con ese olor a país exótico) y me gusta abrirla de vez en cuando, deleitarme con su contenido y con los aromas que se escapan. También es cierto que la cajita de marras se abre a veces cuando menos lo pienso, le falla la cerradura, y sin quererlo (o quizás queriéndolo) su aroma me envuelve y me paralizan los recuerdos, melancólicamente triste con lo que se quedó atrás pero alegre por haberlo vivido. Y tengo siempre tanta gente alrededor, que vuelvo al presente casi siempre con la sonrisa puesta.

También pienso como Novicia Dalila, que la generación de nuestros padres es la que más cambios ha vivido. Ellos pasaron del hambre de la postguerra a la "generación del bienestar", de escribir con plumín a manejar un ordenador, de viajar en carro a montarse en un avión y ver cómo el hombre llegaba a la luna... esos sí que son cambios, y entenderlos y asimilarlos es un logro. Creo que nosotros vamos pasando pasito a paso de una tecnología a otra, no hay tantos cambios de una máquina de escribir a un ordenador, de un tocadiscos a un cd... sólo son botones.

Cristina dijo...

Quiero escapar pero no puedo, el tiempo, pulpo feroz, me aprisiona con sus manos contra la pared. Ni siquiera puedo mecerme al ritmo monótono del tic tac del reloj que tanto me aliviaba, porque sus manecillas están tan presas como yo, paradas en este momento absurdo ¿por qué son siempre las ocho y cinco? Mi rostro indaga la luz que se filtra por la ventana ¿es luz del amanecer o del ocaso? Luz paralítica también, que no se apaga ni se enciende, que deja ver su calavera entre los visillos.

También se quedaron como estatuas de sal el gorila, carcelero que no atiende a razones, a punto del zarpazo, y la pistola que apunta mi sien, con el gatillo apretado. De reojo puedo ver al bufón que se ríe con una carcajada eterna de mi parálisis, con su capucha como flecha de cupido a punto de tocarme. Pero ¿hasta cuándo? ¿cuándo volverá de nuevo el tic tac? ¿cuándo volverá de nuevo el riesgo a mi vida?

Añoro el paso del tiempo. Añoro el vértigo de vivir al borde del abismo. Estoy deseando que sean las ocho y cuarto.

ONDA dijo...

Pues a lo mejor tenéis razon pero nosotros todavía estamos, toco madera de boj de cedro o de pino, en el ecuador de nuestras vidas...
Ya hablaremos ya dentro de unos añitos...
Lo que más me preocupa es que mis hijos no me vean distante de su generacion, y si yo flipo con los de 20 imanginate cuando pasen 14 años...

ONDA dijo...

Tu tecla, Cristina, ha provocado un bello relato que agradezco de corazón. Tienes mucha facilidad para esto que deberías publicar ya te dije.
Gracias

Cristina dijo...

Soy una simple aficionada, hijo, y extremadamente vergonzosa... sonrojada estoy por mi osadía, sobre todo en este blog... pero no me podía negar a tu petición.

ONDA dijo...

Sería un libro precioso, las imágenes de los cuadros de lectoras con tus comentarios y con el de tus amigas del blog.
Muchas veces no somos conscientes de lo que pueden gustar a los demás nuestras "cosas".
Todo el mundo que conoció el collage se quedó gratamente impresionado por eso pensé que también vosotros lo deberíais conocer.

Tu también tienes genes artísticos querida Cristina que los demás deberían conocer. Y sobre Sevilla ni te cuento.

Gracias.º

Cristina dijo...

¿es que el tiempo ha atrapado a este blog?... ¡tanto silencio!

ONDA dijo...

La entrada es reciente Cristina y la proxima entrada espera su turno con tranquilidad.

¿Que te pareció el subtítulo del blog? no se si quedó algo cursi o romanticón...

Anja Naidi dijo...

Más que por el tiempo me siento atrapada por la belleza y el hondo calado de los pedacitos de alma que forman este blog.

Gracias Onda, por compartirlo.

(Disculpe mi impertinencia, pero... me doy cuenta de que podría enamorarme de Ud. hasta los huesos)
(Vale, vale, no lo volveré a decir...)

ONDA dijo...

Anja naidi:

Gracias por "tu" visita que celebro y también porque este espacio sea de tu agrado.
Efectivamente son pedazos de mi alma que comparto con vosotros, porque son vivencias, sentimientos y pensamientos.
No es ninguna impertinencia su reflexión final pero ¿que la motiva? tenga usted en cuenta que tal y como advierto la fotografía no es ni mucho menos actual.
Y perdone mi impertinencia ¿nos conocemos?

Anja dijo...

Curioso… ¿Qué le hace pensar que ha sido la fotografía?

Lo siento pero no, no nos conocemos todavía.
Llegué aquí por casualidad, me llamó la atención su comentario en la página de Mery.
(Estaba en la web de Mery también por casualidad, creo que por un enlace que hay en la de E.García-Máiquez. Por cierto si llegan a leer esto… Enhorabuena a ambos por sus páginas. Suelo visitarlas aunque nunca les haya escrito nada. Enrique, Mery, perdón por mi torpeza.)

Onda, en mi opinión una de las ventajas –o no- que tiene este medio es que, a veces, permite entreabrir puertas a rincones de uno mismo que quizá nunca hubieran sido explorados. La libertad de soltar amarras. Una conversación cómplice a oscuras. Compartir, regalar –como decía antes- pedacitos de recuerdos, alegrías, descubrimientos, temores, sueños… Pedacitos de vida.
Lo que hay de Ud. en sus escritos –lo que yo quiero creer que hay- logra remover algo en los sótanos de mi alma. De ahí mi impetuosa confesión. (Perdóneme pero no ha sido su fotografía, aunque, si me lo permite, diré que parecía Ud. un caballero muy apuesto.)

Por cierto, sería estupendo que escribiera sobre este tema que ha surgido tan imprevistamente. Sí, sí, me refiero al de “enamorarse”.

ONDA dijo...

Querida Anja:

No sé si me permites tutearte...
Lo que hay en mis escritos, no siempre provocan la misma reacción en aquéllos que los leen.
He de decirte que la escritura en mí es mera aficción cuando no se trata de asuntos profesionales.
Me alegro de que en tí provoquen sentimientos espero que agradables.
Prometo escribir esa entrada sobre "enamorarse" y si me permites incluir algunos poemas de mi querido abuelo, del que no sé si habías oído hablar.
Lo de la fotografía era una broma.
Muy afectuosamente

ONDA dijo...

Quise escribir afición, en lugar de aficción.

Anónimo dijo...

Yo me encuentro atrapado en el tiempo sigo siendo un niño que es padre y un padre que es hijo….no encuentro muy bien mi lugar en esta vida, tengo cierta sensación que estamos atrapados y pasamos por encima de la vida casi sin saber muy bien que hacer y que somos….
Manolo

Anja dijo...

Pues, me sonrojo hasta la médula porque no sabía nada antes sobre Adriano del Valle.
Tu blog me ayudará a subsanar esta vergonzante carencia.

Muchas gracias.
Enhorabuena por esta labor.
Espero con ganas nuevas entradas y si puede ser, con más collages. Éste es precioso.

ONDA dijo...

Nadie se debe sonrojar por no conocer la obra de Adriano del Valle, o por no haber oído, antes de entrar en este blog, su nombre.
Lo cierto es que después de su muerte, poca y muy limitada ha sido su obra publicada, con pequeñas tiradas su Obra Postuma, que no aparece sino en 1971 y su Obra poética en 1978; después todo han sido ediciones muy puntuales con motivo del Centenario de su nacimiento 1995; Telefonía Celeste 1999 y Adriano del Valle mi padre editada por mi tío Adriano del Valle Hernandez.
El unico librito que se puede comprar sin problemas es El Pajarito Sabio, selección de poemas Editorial Hiperión, en 2007.

Aquí está su nieto para remediar en parte ese vacío.

Apenas hice tres o cuatro collages más. Pero expondré los de mi abuelo que son mucho mejores y numerosos, en una proxima entrada.

Gracias por tu interés.