martes, 11 de noviembre de 2008

REDACCION. UN SUEÑO.1975?



“ Me moría; apenas podía distinguir a las personas que me rodeaban. Me sentía fatigado, cansado, agotado.
De repente el silencio vino y yo seguidamente me deslizaba por un enorme abismo. Era el camino hacia el cielo. Sí lo sabía me lo había imaginado; exactamente igual. Parecía como si antes lo hubiera vivido. Sí, pero no era descriptible.
En ese camino yo recordaba las cosas buenas y las malas; las de mi juventud y mi vejez; la alegría y la tristeza; la paz y la guerra. Ese camino debería ser muy largo, pero yo no me daba cuenta. La nada me invadía, estaba atónito.
Por una parte me daba pena de los míos; sí, los echaba de menos. Pero por otra parte pensaba cómo podía ser ese mundo, ese mundo en el que yo y todos los cristianos esperan, cuando se les acaba esta vida.
El viaje no concluía. Estaba impaciente. Un sudor impregnaba mi cuerpo. La angustia me invadía; no sabía de ese inacabable y oscuro túnel. De pronto una inmensa luz me deslumbró; yo quería seguir pero esa potente luz me lo impedía. Era algo sobrehumano.
Pero a su vez otra fuerza ajena a la anterior desde atrás me empujaba, me animaba. La lucha era terrible. Opté o mejor dicho la fuerza se decidía y me empujó hasta el final.
El cambio era terrible. Antes, hace unos momentos la angustía me invadía. Ahora en este instante todo era paz.
Llamé a unas inmensas puertas que eran de tal altura que no había en la Tierra medidas para describirlas; llamé y alguien me “habrió”.

Ese alguien no tenía forma humana, y al verme se extraño:
- ¿A qué vienes?
- A gozar de la eternidad.- le contesté.
- ¿Y tú quien eres?- me volvió a preguntar.
- Un hombre.
- ¿Y donde habitas?
- En la Tierra
- ¿Tierra? ¿Qué es eso?
- Un planeta que a su vez pertenece al sistema solar- le aclaré algo confuso.
- Hasta ahora no sé de que me hablas pero sigue…
- Este sistema forma parte de una galaxia llamada La Vía Láctea.
- Está bien llamaré al bibliotecario para que investigue.
-
Después de que éste oyese los datos que el portero le había dado me dijo:

- Mira el trabajo es difícil. Hay millones de galaxias y si tú dices que ese planeta es una molécula comparado con algunas de ellas….
-
Después de varias semanas el bibliotecario volvió donde yo estaba, que era una habitación muy extraña y moderna y me dijo:

- Tu galaxia es de mediano tamaño, compuesta de millones de estrellas de muy diversa intensidad, color y dimensiones…
- Y que entre una de éstas – añadió- hay una que se llama Sol y es de mediano tamaño…
- Sí, esa es, la misma- contesté lleno de ilusión y esperanza.
- También pude averiguar que alrededor de esta estrella giran los llamados planetas y que en alguno de estos habitan seres pequeños o parásitos. Pero a tu planeta, que ya ni me acuerdo cómo se llama no lo menciona para nada; lo siento, hice todo lo que pude.
- Me he sacrificado toda mi vida y usted me dice que nadie me conoce ¡Bah! De usted no tenía muchas esperanzas.
-
Me sentí empequeñecido y humilde pensando en mi insignificancia…
Entonces apareció un ser joven y lleno de ternura. Se me quedó mirando fijamente, con esa mirada llena de expresión y verdad.

No me fue difícil reconocer en él a mi Salvador, el hijo de Dios y con su mirada quedé consolado.

Me desperté….

Dedicatoria:
A mis padrinos para que esto les ayude a tener un poco más de fe e ilusión por vivir.
Nacho”


Es un sueño, de alguna manera, imaginario porque yo nunca lo tuve.Gracias a mi madrina, hace algunos años recuperé fotocopia del texto, que transcribo tal cual, faltas de ortografía incluídas. El original fue seleccionado para participar en un concurso nacional de literatura infantil organizado por Coca-Cola. Días después nos convocaron a todos los seleccionados de Madrid, para que hiciéramos un segundo relato sobre un tema en concreto. Yo redacté un cuento con unos conejos como protagonistas, cuya madriguera se veía amenazada por la construcción de unos edificios, fruto de la especulación urbanística. Después no supe más de ese otro escrito. Corría el año..... 1975?.


----------------------------------------------------------------------------------------------

23 comentarios:

Fran dijo...

Nacho,

Sin esa mirada, sería muy triste vivir. Yo también comparto tus esperanzas.

El cuento es maravilloso, me emocionó su sencillez compleja y sofisticada, llena de detalles. No solamente es la evocación de una historia, es una lección en varios sentidos.
Debes tener más de estas cosas guardadas, publícalas por favor.

Besos

ONDA dijo...

Este es el único texto o redacción que de momento conservo, no se si en alguna carpeta perdida habrá algo que merezca la pena.

Me pareció que a alguien le podría interesar, por eso me decidí a publicarlo.

Cuántos relatos colegiales se habrán quedado en los archivos polvorientos de los colegios del Mundo.

En cierta manera es una suerte tener un rincón donde descargar estos recuerdos para formar un pequeño minimundo, una vida paralela a la que llevamos día a día en la que quepan recuerdos como éste.

Bolero dijo...

Ahora que estamos de recuerdos, te cuento mi primera experiencia con las letras
El año ni recuerdo, creo q era 8 ' de EGB
En clase de catalán, se nos mandço redactar un cuento
Inventé uno sobre una luna, ya ni lo recuerdo
La muy imbecil de mi rpofesora, delante de todos mis compañeros lo rompió, pq según ella lo habia copiado de algún sitio

No lo copié, nunca he copiado nada
Pero aquel día cre q fue el primer día q odié a una persona

Recuerdo q me fui al director y se lo dije
Habló con mi profe de lengua
Este le dijo a la de catalán q yo, escribia mucho, leia más
Y q si no hubiera sido tan idiota habría disfrutado de un cuento

Evidentemente no tengo copia, pero recuerdo q era muy bonito
Por aquella epoca, leía tanto q mis padres me llevaron a un sicólogo.

Este le dijo q a la niña no le pasab nada q sólo era una puñetera obsesa de la lectura, q me dejaran tranquila
Lo hicieron, hasta hoy
Aún me amrga pensar en aquella profesora
Q corta de miras ¨¨¨¨

Sobre tu cuento, decirte q realmente tenías mucha razón somos tan insignificantes ...

muakkkkkkkkkkkkkkkkk

Mery dijo...

Por favor, qué inocencia tan tierna, cuánta esperanza, qué delicadeza de sentimientos. He observado que, a pesar de la Fé, con mayúsculas, hay ese momento de duda y angustia que tiene toda persona madura.
Ya despuntabas con la profundidad de pensamiento, Onda.
Qué suerte tienes de conservar este pedacito de tu infancia.
Un abrazo muy fuerte

Anónimo dijo...

Precioso Onda.
Me ha encantado... Y sí, somos taaaaaaaaaan insignificantes, tan pequeños... y seguimos empeñándonos en creernos el ombligo del universo, cuando ni siquiera llegamos a grano de arena.

Un beso, querido amigo
Dalila

ONDA dijo...

Estimada Bolero:
Luego dicen que los hombres somos más malos que las mujeres...
Los pseudoprofesores no saben el daño que pueden hacer a los niños en este caso a una niña con talento como eres, porque los hombres o las mujeres buenas nunca dejan de ser niños o niñas.
Adriano nunca dejó de ser un niño, como decían quienes le conocía bien.
Ahora parece ser que los profesores son las victimas porque los niños de ahora son mas rebeldes...
En unas palabras que dije en un encuentro de promoción, aludiendo a esto decía que con respecto a los profesores nuestros:

Otros vendrán que buenos nos harán...

Me gustaría ver a esa bellaca de profesora de catalán con las joyitas que hay ahora. No me daria ninguna pena.

Cuídate mucho ¿Le gustaron a tu hija los versos del pastor y el defin?

ONDA dijo...

Mery, de pequeño prometía mucho...
Luego me torcí...
En serio gracias por tus palabras y por esa acogida también tan tierna.
No se si cambiamos o cambian los caminos o nos moldeamos todo un misterio buscaremos la respuesta en nuestro amigo Ortega.
Cuídate.

ONDA dijo...

Dalila me alegro.
Es cierto que no somos nada, pero muchas nadas hacen una molécula y aquí estamos las hormigas atómicas...
Me encantaría bajarme musica como haces tú, pero sólo consigo videos y eso en ocasiones distorsiona la ilustración de la entrada.
Ayer no paré de hoy la canción de la tabernera= Winehouse.
Buenísima. Ese niño de once años que fuí le da otro beso a la niña que fuise, y que sigues siendo.

Cristina dijo...

Onda ¡qué profundidad! ¿en 1975? ¡yo con esa edad estaba todavía pensando qué traje ponerle a la Nancy!

Es precioso, inquietante, te mantiene en vilo hasta el final, te angustias a ratos, pero sobre todo es de una madurez y complejidad que no es habitual para la edad que tenías. Es estupendo que tu madrina lo haya conservado y que lo compartas con nosotros.

ONDA dijo...

Vaya por Dios, ahora va a ser que me he equivocado de vocación.

Tenía que haber sido escritor, periodista, algo para comunicarme por escrito, porque lo que se dice como abogado la comunicación es tan estereotipada, que apenas tenemos mecanismos para persuadir al Juez que es al final el que manda.

Creo que salvo cartas, no tengo otro relato que merezca la pena de niño me refiero,

Gracias Cristina por esa acogida yo mismo me sorprendí al leerlo después de casi 20 años, cuando murió mi madre mi madrina me lo devolvío mediante copia.

Gracias sobre todo viniendo de tí una cultivadísima lectora.

Recuerdos siempre a Sevilla, que estará tan guapa pese a las tiritas que le ponen los políticos...

Natalia Pastor dijo...

Una historia,Onda,maravillosa,llena de una inocencia sublime y cuajada de esperanzas.
Saludos.

ONDA dijo...

Gracias Natalia:

España por aquel entonces estaba esperanzada, ahora creo que está decepcionada.

No tenemos solución cada día lo veo más claro

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Hermoso cuento. También recuerdo yo los concursos de Coca-Cola, y de Nocilla. El niño es el padre del hombre, como dijo Wordsworth y gustaba de recordar Cernuda. Veo en ti ese ramalazo de infatil impulso que tenía tu abuelo Adriano. Un abrazo.

ONDA dijo...

Gracias por tu comentario Andrés y bonita frase la del niño como antecedente del hombre; desgraciadamente he cultivado poco la escritura literaria primero por dejadez y después también por dejadez.

Un fuerte abrazo y guardo esa bonita frase y la referencia.

http://blogs.larioja.com/pedro-crespo/posts dijo...

Amigo Onda, un placer conocer lo que bajo la inocencia juvenil eras ya capaz de plasmar con gran imaginación y sensatez.
Y cierto que es, una pena no guardar retazos de nuestros pensamientos escritos en aquellos años.
Recuerdo cuando un profesor (que duro poco en el colegio Marista, con el abuelo Paco todavía de caudillo) nos mostró una portada de la revista hermano Lobo (que luego dijeron había sido censurada) que decía: "Españas no hay mas que unas".

Quería que inspirados en esa portada grafica, pergeñáramos una redacción en hilo al tema.

Yo con pocos años y mucha inocencia, la dedique a las diferencias sociales en España, los ricos y pobres, la para mi Españas diferentes.
Lejos de lo que aquel hermano lobo perseguía con su editorial de portada. Lejos quizás tambien, de lo que pretendía aquel progre profesor, días antes de que le diesen la cuenta los hermanos.
Un Abrazo. Pedro Crespo.

ONDA dijo...

Querido Pedro

Efectivamente demostrabas una sana inocencia con aquel pensamiento.
Ahora se está demostrando que hay varias españas, no ya territoriales sino insitucionales.

De nuevo planea sobre nosotros (no se qué pajaro podría ser malo de eso sabes tu más) de la división.

Cuidate y un fraternal abrazo.

Verificaré tu email para mandarte la telefonia celeste en proximas navidades.
Un abrazo

ONDA dijo...

Muy bueno lo del abuelo Paco.

Demuestras una concepción casi indiferente que teníamos de él lejos del ser sanguinario que ahora proclaman las televisiones.
Lo cierto es que murió en la cama, como le pasará a Fidel.
Un abrazo.

Alfaraz dijo...

Ignacio, cualquiera diría que el niño que escribió este texto se había leído todo Hinojosa.
En serio te digo que me recuerda mucho los textos surealistas del malagueño.

.

ONDA dijo...

No he leído nada de Hinojosa, y menos a esa edad, lógicamente.
Estoy repasando las revistas donde colaboró mi abuelo y no he encontrado aún una vinculación entre ambos pero seguro que existía.
Cambie una ilustración que puse al principio por la primera página del texto.

Entonces puse una ilustración que saqué de VERTICE, de un reportaje sobre un proyecto de monumento que hicieron conjuntamente Manuel Laviada, Luis MOya y el Vizconde de Uzqueta; si te interesa te mando la referencia para que la puedas localizar.

No se si fue en el 75 o 76 esa es la duda que me queda.
Un fuerte abrazo querido amigo.

Yuria dijo...

Está tan bien narrado que parece un viaje real. Sin duda a tus padrinos los animaste.
Así dicen que comienza el viaje definitivo quienes han estado al borde de esa situación. Ya lo descubriremos en su momento... (cuanto mas tarde, mejor).

Un placer saludarte de nuevo.

ONDA dijo...

Es cierto Yuria ese descubrimiento se producira cuando Dios quiera y de momento significa que tenemos que hacer cosas aquí.

Tus palabras denotan que levantas tu animo.

Cuídate mucho.

Morgenrot dijo...

Entrañable Onda,

y digo " entrañable " porque es el calificativo que en primer lugar daría al texto, al autor y a tí. Me ha emocionado de tal manera que alguna lagrimilla asoma por mis ojos.

Es como un milagro que hayas recuperado el texto, escrito con absoluta maestría , incluso con su falta de ortografía. El contenido es sublime, un cuento mágico que ha llegado a recordarme a " El Principito ", es todo un Canto a la Esperanza.

Felicidades.

Un abrazo.

ONDA dijo...

Gracias querida Morgerot; no recuerdo exactamente cuando lo escribí y si había leído el libro del principito. Puse el año de 1975 porque es el que más probable me resultaba por el tipo de letra cotejada con un cuarderno de esa fecha.

Con lectoras tan agradecidas y tan talentosas como tú da gusto abrir mis sentimientos pasados y presentes.

Gracias y a tí. Pero no llores, vístete de largo y véte de fiesta con la Señorita Torre Eiffel de mi siguiente entrada.

Localizaste el libro de Adriano?

Un beso