jueves, 25 de junio de 2009

VICENTE FERRER.- VOCACION AMOR Y ....DOLOR

------------------------------------ Foto: Alfredo Merino. El Mundo.es
"Dios está allí, otros estamos aquí y los pobres están en medio" (1)


Quizá no hayamos reparado mucho en la noticia del fallecimiento de este gran hombre. Las noticias hablan de humanista, cooperante, altruista...se me antojan insuficientes para valorar todo lo que ha significado Vicente Ferrer que tuvo inicialmente una vocación religiosa.

Dice Marañón en su ensayo Vocación y Etica (2), que la vocación es la voz interior, que nos llama hacia la profesión y el ejercicio de una determinada actividad, es algo muy parecido al amor, una pasión de amor, como nos recuerda que dijera Pierre Termier. Y eso es así por la exclusividad del objeto amado y el desinterés absoluto en servirlo, lo que distinguiría el amor del "querer" que denota un grado de posesión y de pasión interesada. El amor quiere servir al objeto amado y no quererlo para sí, para poseerle. Y pone como el más alto ejemplo el amor a Dios al que se ama pero no se quiere.

Continuamos leyendo este pequeño gran ensayo pensado para explicar la vocación médica, pero que es mucho más; leemos que entre todas las vocaciones resalta la vocación religiosa y que cuando decimos que un hombre o mujer "tiene vocación" sin más, se entiende que aspira a tener una vida religiosa. Pone como ejemplos de imperioso llamamiento la vocación del artista, la del hombre de ciencia y la del maestro, pero se alejan de la vocación religiosa pura porque ésta no aspira a ningún premio humano no ya material sino a los de más elevada categoría o la la gloria en palabras del médico madrileño.

Sin embargo continúa explicando que la diferencia esencial entre estas vocaciones y la religiosa es otra: para descubrir, escribir o para enseñar hay que tener aptitud que es lo que además relaciona las altas y puras vocaciones con otras de menor categoría, las del oficio, que se basan en una aptitud manual. Pero en cambio en la vocación religiosa no se requiere aptitud especial, se necesita sólo amor pura exclusividad del objeto y puro sacrificio.

Si nos fijamos en la trayectoria de este gran hombre, del dios blanco, como ha sido llamado, imagino que Marañón no consideraría su caso como de vocación religiosa, sino como algo más. Soy incapaz de acertar. Teniendo en cuenta además que fue expulsado de la Compañía de Jesús y poco después con Anna en 1969 creó RDT (Rural Development Trust o Consorcio para el Desarrollo Rural), "el instrumento mágico con el que se puso en marcha la mayor transformación que se recuerda en un estado indio a manos de una organización no gubernamental… y en 1996 vio la luz la Fundación Vicente Ferrer (FVF)".

Las crónicas dicen que al entierro acudieron más de cien mil personas; su hijo Moncho pronunció estas bellas palabras "No sólo yo he perdido el padre, sino todos los que estáis aquí también. No sé si tengo que estar triste o feliz... Estoy triste por la pérdida de mi padre pero a la vez estoy feliz porque he visto lo que la gente le quería, después de 40 años de trabajo".

Es por esto por lo que su padre tiene y un lugar preferente en el altar de los hombre inmortales.

Su hija Yamuna, que no tuvo fuerzas para acudir al sepelio, según leo, se despidió con una carta pegada al cristal de la caja en la que reposó su padre hasta el entierro y que comenzaba así "A mi querido papá,Eres el más grande de los seres humanos que he conocido y el padre más maravilloso. Te quiero. Echo desesperadamente de menos tu presencia. Pero estás en mi corazón, en cada suspiro que tomo y en cada uno de los pensamientos que tengo.No sé cómo puedo empezar a describir el gran hombre que eres. Eres pura bondad. Simplicidad. Amor. Fuerza inagotable. Compasión. Acción. Amabilidad. Belleza. Alegría. La gracia de Dios. Y por último y no por ello menos importante, divertido. ¡Qué fantástico y único sentido del humor!..."

Es por eso por lo que José María Izquierdo dejó escrito aquello de que "el dolor diamantiza los recuerdos".

Parece que la foto que ilustra este sencillo homenaje a Vicente Ferrer nos invita a entrar a formar parte del umbral de la ayuda humanitaria de la que El, ha sido y es, el mejor ejemplo.

De momento podemos poner nuestro átomo de luz.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

(1) Dedicatoria de Vicente Ferrer improvisada en una firma de sus libros y traía en su discurso de investidura como doctor honoris causa por la Universidad Politecnica de Valencia el 6 de octubre de 2.006 y del que os dejo el enlace

(2) Vocación y Etica y Otros Ensayos. Colección Austral 661. Madrid 1946

Os dejo este interesante enlace como principal fuente de información.



12 comentarios:

Olga B. dijo...

Gracias por los enlaces y toda la información, Ignacio. Siempre delicado y eficaz. Había oído hablar de él, como todos, pero no conozco bien su obra. También he leído cosas contradictorias a la hora de su muerte. Lo importante es quedarse con la idea de que hay quien hace algo más que rezar, que intenta dar trigo además de predicar, ya que, como decía Ortega "Amar algo no es simplemente «estar», sino actuar hacia lo amado".
Un beso.

Gemma dijo...

ONDA,

Me ha gustado mucho que mencionaras el ensayo de Marañón. Desde mi punto de vista este ensayo contiene definiciones sabias acerca del amor y la vocación y me gusta especialmente cuando dice que la vocación es el desinterés absoluto en servir al "objeto" amado.Creo en esa servidumbre pero sé que a la vez se alimenta de ella, de lo que obtiene a través de ella, que en definitiva es placer. Entonces tan tan "desinteresado" no es amar. "Fuerza inagotable" y "sacrificio" eso es vocación para mí. Admiro profundamente a Vicente por esa capacidad de sacrificio. Un hombre que dejó el Mediterráneo para irse a la zona más dura y desértica de la India, truncando su vida acomodada por una más humilde y más precaria materialmente pero también mucho más rica y fértil espiritualmente... un lugar dónde poder elevar a la práctica su ya excelente nivel vocacional. Buena prueba de ello es el testimonio de todas los miles de personas que ya sea poco o mucho se beneficiaron del constante sacrificio de este entregado jesuita. Voy a recordarle con serenidad y con profunda admiración. Gracias por este post.
Y para acabar, el enlace que nos dejas del átomo de luz, es precioso.

Novicia Dalila dijo...

Un gran hombre que supo canalizar su fuerza y su amor y arrastró con su energía a muchas personas que colaboraron con los más desfavorecidos de la tierra.

Gracias, Onda.

Un beso y buen finde

ONDA dijo...

Debemos de comprar su libro o libros porque creo que tiene varios.
Gracias por la cita de Ortega otro de los grandes...le asocio mucho a Marañón, otro beso para imagino esa calurosa Zaragoza.

ONDA dijo...

Es cierto quizá eso que dices que al amar desinteresadamente se obtiene un placer pero en cualquier caso sería posterior y como consecuencia no como fin.

En cualquier caso quería hacerlos partícipes de este pequeño homenaje al que me sentía obligado.

Y el enlace luminoso es una estupenda idea para que todo aquél que quiera participe.

Un beso querida amiga.

ONDA dijo...

El finde no ha podido ser más provechoso en tierras asturianas cerca de las que vieron nacer al padre de Adriano.

Y encima con sol ya eso es LA CARABA.-

Disfruta tú del otro extremo peninsular y no tengas prisa por volver.

Cristina dijo...

acabo de encender una luz. Era una luz chiquitita, pero enseguida a salido volando para reunirse con muchas otras. Cuesta reconocerla, pero está ahí, yo sé cuál es.

Gracias, Onda.

ONDA dijo...

Gracias a tí Cristina por unirte a este pequeño homenaje desde este rincón del planeta, que cada vez parece con más evidencia que no encuentra su rumbo.

Un fuerte abrazo

Ramiro Rosón dijo...

No cabe duda de que Vicente Ferrer, como Vd. dice, merece ser elevado al altar de los hombres inmortales. A mí, personalmente, cuando a menudo pienso que el hombre es una criatura necia y cruel, condenada a caer en los mismos errores por los siglos de los siglos, el ejemplo de Vicente Ferrer me devuelve la fe en el hombre, la confianza en que la historia, si muchos lo quisiéramos, podría ser el crecimiento del bien y no la sucesión de crímenes e infamias que minuciosamente registran los historiadores en sus libros. En suma, Vicente Ferrer era uno de esos seres excepcionales, sin los cuales acaso la existencia de la humanidad no tendría demasiado sentido.

Un saludo.

ONDA dijo...

Gracias Ramiro por tus palabras.
Llenas de sensatez y de humanismo. Tienes toda la razón.
No se si ese relevo necesario se producirá en los grandes hombres que han sido.
Ahora estos días pienso mucho en Marañon en su obra sencilla yprofunda.
Pasaré por tu espacio como se merece con tiempo y con ganas de sentir.
Veo que eres poeta, no se si conocías antes los versos de mi abuelo...quizá no por tu juventud.

Un abrazo

Ramiro Rosón dijo...

Es posible que haya leído algún poema de su abuelo, pues el nombre de Adriano del Valle, si mal no recuerdo, me suena del "Libro de Oro de la Poesía Castellana", de la Editorial Juventud, que se publicó hace años y fue mi primera lectura poética. En este libro se recogen, entre otros, numerosos poemas de autores españoles del siglo XX que hoy, desgraciadamente, han caído en cierto olvido.

En una de las entradas anteriores de este blog, he leído un poema titulado "Héroe", que me ha gustado mucho. En él, se ve que su abuelo dominaba a la perfección los endecasílabos blancos. Son versos profundos, de grave emoción, que se elevan por encima del absurdo patriotismo del régimen de Franco, y que podrían servir de epitafio a cualquier víctima de la Guerra Civil, sea del bando que sea. Bien hace Vd. dando a conocer la poesía de su abuelo. Seguramente, dondequiera que esté, él se lo agradece.

Será un placer recibir las visitas y comentarios de Vd. en mi blog. Espero que le guste.

Saludos cordiales.

ONDA dijo...

No conozco esa antologia pero mi abuelo aparece en varias de los años 50 en adelante. No así en la de Gerardo Diego y eso le hizo mucho daño. Hasta 1934 no publicó pero fue accesit al premio nacional de literatura en 1933.

Si aparecien sus poesias cancion de cuna de los elefantes y pajarito sabio en muchas selecciones de poesia infantil,

Ese poema Heroe es cierto que sirve como epitafio abstracto sin ningún tipo de acento ideológico visitaré y comentaré en tu espacio por el que ya he paseado por encima, pero sin el debido tiempo.

Gracias otra vez.