jueves, 3 de septiembre de 2009

"SUEÑA CON ESE BELLÍSIMO RIO"


Uno de los pequeños tesoros que poseo, son algunas de las postales que mi abuelo remitía a mi madre cuando era pequeña. Sin embargo la razón de ello es triste porque el destino no era su propia casa sino la casa de unos tíos de la pequeña Lolita, que habían sufrido la desgracia de perder al único hijo que tenían. Mi madre desde muy pequeña y sin apenas entender nada marchó a vivir con ellos, para mitigar en parte, su tremendo dolor.Cuál sería el encanto de mi madre que vivió durante muchos años con su tía Antonia y su tío Salustiano en Sevilla mientras el resto de los hermanos residian en Huelva con sus padres.
Y por eso cuando Adriano viajaba además de escribir a su hogar no olvidaba hacerlo a su pequeña Lolita.

El veintitrés de Agosto del año 1933 le remite, desde Florencia esta preciosa postal con aquéllas cuatro palabras...


Cuatro palabras para, seguramente, arrancar sus lágrimas al recordar la dulzura de su hija y sufrir su ausencia incluso al regresar a España. Para desear que su pequeña hija de ocho años se uniera a él en ese preciso instante. Y para provocar la sonrisa de aquella niña rubia con ojos azules al recibir noticias de su amado Padre. !Cuánto daría por ver las dos escenas!.
Con qué pocas palabras se puede decir tanto.
Mi madre nunca llegó a ver ese maravilloso río a su paso por esa "parcela del Paraíso" que para Adriano fue Florencia. Pero seguramente lo soñó.
Fidelidad a Italia es una de las partes de su libro Arpa Fiel (1) y otro de los sonetos de que está compuesta es éste:
AL RIO ARNO

Una orilla en su luz, otra en su luto,
el Arno parte en dos con pie sereno,
si de impaciencia por las algas lleno,
ante el adiós del sauce, irresoluto.

Florido cuanto en nácares enjuto,
si galgo de cristal, liebre del heno,
pelícano que esconde en verde seno
lo que al Tirreno entrega por tributo.

Así, en cristal, el Arno se decanta
despegando del aire las palomas,
las noches despegando de los días.

Y en raíces de mármoles su planta,
pisando va la piel de los aromas,
pisándole su lenta astronomía.


Soñar es una manera de vivir, en ocasiones necesaria, que nos permite viajar por vez primera o recordar si ya lo hemos hecho cualquier lugar por lejano que esté. Como Florencia y Sevilla estaban aquél 23 de agosto de 1933. Que sea nuestro lugar de encuentro, sin la atadura de las distancias ni tampoco del tiempo.
A ello os invito.

-------------------------------------------------------------------------------------------------


(1) ARPA FIEL.- Primera edición de la Colección Santo y Seña. Madrid 1941. Segunda a quinta edición. Afrodisio Aguado. Madrid 1942.

32 comentarios:

Gemma dijo...

Querido Onda,

Esta postal me ha conmovido por que comprendiendo el sufrimiento que debía sentir Adriano por la ausencia de su hijita y pensando él en el dolor de ella...la invita a soñar para mitigar su dolor. Con este gesto, además descubro una lección de entereza para Lolita que no he podido pasar por alto y que yo también aprendo de ella.
Sin duda a valido la pena esperar todo este tiempo desde tu última publicación. Gracias por este post lleno de sentimiento y que me ha hecho soñar con ese bellísimo rio.

Un fuerte abrazo.-

Alfaraz dijo...

Bonita anécdota familiar rubricada con una postal.
Además, así sabemos que antes del conocido viaje de 1937, el gran Adriano ya estuvo en Italia en 1933.

Ya veo que volviste descansado de Sanlucar. Me alegro.

.

V dijo...

Gracias por la invitación. Se intentará, aunque seguro que no me alcanza para imaginar lo que debió pasar por la mente de Lolita entonces, y cada vez al recordar.

Un beso.

ONDA dijo...

Estimada Gemma:

Gracias a tí por tus palabras tan sentidas. Además de la anécdota quería dejar la reflexión sobre la importancia y la necesidad en ocasiones de soñar despiertos.

Un abrazo con la esperanza si no lo conoces de que puedas ver con tus ojos ese bellísimo río.

ONDA dijo...

Si Alfaraz, Adriano hizo un primer viaje por Italia ese verano de 1933parece ser que como agente de la empresa Ajuria S.A dedicada a la fabricación de maquinaria agrícola, pero ese primer viaje todavía es algo como tantas etapas de su vida sin estudiar a fondo.

Espero conseguir algún testimonio más de este viaje además de las postales que enviaba a su familia.

Un abrazo

ONDA dijo...

Estimada Vero:
Incluso yo como hijo tampoco me lo puedo imaginar, yo supongo que a esa edad recibir una postal de tu padre desde tan lejos le supondría alegría y se ilusionaría con soñar con ese río...aunque sin comprenderlo muy bien.

Supongo que la tristeza de estar separada de sus padres la llevaría por dentro.

Nunca nos habló de ello, lo que le ennoblece, nunca mejor dicho de que en ocasiones el sufrimiento va por dentro. Hasta en eso era elegante.

Otro beso para tí y si no lo has hecho ya te deseo que conozcas Florencia que la veas y que la toques.

Ramiro Rosón dijo...

El soneto de Adriano es muy hermoso; en él se nota una fuerte influencia gongorina. Con gran acierto tituló "Fidelidad a Italia" una parte del libro en que aparece este soneto. Un hombre fiel a Italia es un hombre fiel a las raíces de Europa, esas mismas "raíces de mármoles" de las que habla Adriano en su soneto; un hombre que no olvida a Roma, ni a Atenas, ni a Jerusalén.

Un abrazo.

ONDA dijo...

Tienes toda la razon estimado Ramiro. Italia siempre estuvo en la mente de Adriano ya que por línea materna se apedillaba Rossi, si bien los antecedentes más proximos eran de Francia el apellido es italiano.

No se si tendrás más detalles del libro Arpa Fiel pero daremos noticia de ello.

Un abrazo y siempre grata tu visita

Olga B. dijo...

Quizá no estuvo en él, pero tu madre soñó sin duda con ese bellísimo río.
Soñar es una manera de conocer y crear...y también una manera de vivir.
Preciosa entrada, Ignacio.
Un beso.

ONDA dijo...

Espero que tu también sueñes con conocer o volver a esa preciosa parcela del paraíso... que así llamó Adriano a Florencia en otro de sus sonetos de Arpa Fiel.

Un beso y muchas gracias por tu visita y por acercarte de nuevo.

Morgenrot dijo...

¡ Cuánto en tan pocas y bellas palabras !, espero no olvidarlas...

La vida, supera en tanto a la ficción. Esa postal refleja arte, belleza, amor y dolor.

No conozco Florencia, pero sí vivo ese otro río que es el de Sevilla.

Gracias por este post.
Un fuerte abrazo

ONDA dijo...

Estimada Morgenrot:

Espero que esta postal sea el anticipo de tu visita a ese lugar tan emblemático del arte universal.

Otro abrazo para tí.

Cuidadora dijo...

Con esta historia familiar,me he quedado impresionada por la generosidad y el amor que supone el "ceder" (aunque sólo fuera temporalmente)a tu querida hija linda para paliar el dolor de tus hermanos...Un detalle más de la sensibilidad de tu abuelo que queda refrendada en el soneto a esa preciosa ciudad que tuve la suerte de conocer cuando era estudiante.
Un abrazo

ONDA dijo...

Pues entonces querida amiga que esta postal te sirva para recordar que también es una manera de soñar

Mery dijo...

Siempre me ha sorprendido mucho esa costumbre que había antaño, de dejar a uno de tus hijos a otras familias, bien por una pérdida filial, o por penalidades económicas...
El desgarro de deshacerte de un hijo por pura generosidad hacia otros.
Ahora chocaría una actitud así, sería imposible, de hecho.
Por otro lado decirte que esa postal con esas palabras de puño y letra me ha conmovido. Una vida queda escrita en tan pocas palabras.
Un abrazo, emocionado, como siempre.

ONDA dijo...

Mary a este paso vamos a tener que hacer lo mismo que antaño,,,agruparnos todos para ahorrar gastos.
Detras de esta postal como en tantas ocasiones toda una historia.
Eso se va perdiendo con los emails,,,

Maria-Norte dijo...

Querido Onda:
Leí tu comentario antes de ir unos días a Florencia y gracias a los versos de tu abuelo desde el Ponte Vecchio ví al galgo y a la liebre y al pelícano y sentí las noches despegando de los días. Gracias.
Solo un artista como Adriano puede en cinco palabras desear algo tan bello.¿ Hay algo mejor que regalar un sueño a alguien que se quiere?.
Para mí ir a Florencia lo era y la persona que me quiere lo hizo realidad, pero...sigo soñando con volver.
Me llama la atención las coincidencias. Tazones tiene para mí bellos recuerdos que comenté en una entrada que no se hizo realidad por la tecnología, pones la tarjeta de Adriano el día antes de ir a Florencia, yo también me crié desde los tres años hasta los diez con un hermano de mi padre sacerdote.......
Que siempre tengas hermosos sueños.
Un beso desde el Norte

ONDA dijo...

Querida María:

Me alegro de esa feliz casualidad, en tu caso ya no tienes que soñar solo recordar...

Yo desde el 94 no he vuelto a ir pero espero que siga estando igual; mi primera visita la hice cojo como el pajarito de adriano en un viaje de esos paso del ecuador que da lo mismo donde vayas como si vas a Cuenca como si vas a Canarias.

El segundo fue a un castillo de la Toscana en una reunión de estudiantes europeos en el 87

Y la tercera vez con unos amigos en coche y alquilando una casa en la Toscana una experiencia inolvidable, ya que estuvimos en el Chianti rodeados de viñas y cipreses y colinas un paisaje muy accesible.

Gracias como siempre por tu entrañable comentario y espero que puedas leer otros bellos sonetos a Italia de Adriano el que dedicó a Florencia y al Fiésole...

Otro beso para tí.

Maria-Norte dijo...

A FLORENCIA

La madeja de aromas se devana
del viento al sol, de oriente a poniente
del río al mar, del pescador al puente,
de flor en flor, del eco a la campana.

Se enyuga a la esbeltísima fontana,
búfalo verde, el Arno, y su corriente
rumiando va el paisaje dulcemente,
midiendo, chopo a chopo, la Toscana.

¡ El bélico ajedrez del gibelino
y el güelfo, ante lo humano y lo divino¡
¡La guerra y la oración, por indiviso,
y el puñal, en la mano que cincela¡
¡Florencia fué, no obstante, una parcela,
de Dante y Beatriz, del Paraíso¡.

Adriano del Valle

ONDA dijo...

Bueno veo que te has anticipado!! eso está bien, para que la gente los disfrute...

ONDA dijo...

Pero María de donde sacaste ese soneto?

Maria-Norte dijo...

"A Florencia", lo encontré en "Adriano del Valle, mi padre" de Adriano del Valle Hernandez.
Y "A Fiésole" en poetasandaluces.com.
Me encanta seguir tus pistas, pero todo esto es en internet y yó quiero conseguir libros, de verdad, de los que se tocan.
Un abrazo

Mery dijo...

Vuelvo de nuevo para dejarte una noticia, que quizás ya sepas: ayer murió José Antonio Rojas, magnífico poeta y gran amigo de tu abuelo. Otro ser extraordinario que se va de nosotros.

Un beso

ONDA dijo...

Querida María:
En ARPA fiel encontrarias esos otros sonetos a Italia bellísimos, y de momento te recomendaría la ANTOLOGIA del Homenaje que creo en Sevilla podrías encontrar con facilidad, en la antigua distribuidora del Monte ahora reconvertida en Caja Sol.

Un fuerte abrazo espero que aún te queden reminiscencias de Florencia.

ONDA dijo...

Si querida Mery conocía la noticia de ese día y había visto en la red unas emotivas palabras de homenaje que le dedicó a mi abuelo recordadas por Franciso Arias Solís en la semblanza de mi abuelo..

“¡Oh inmenso Adriano, hombre grande, gran río, gran sombra de árbol andante! En ti se desencadenaba algo que nos comunicaba con el latido de la tierra, con el temblor de la palabra”. Y con acento insistente, siempre ese acento, el popular, como el del cante andaluz que nos dijo el poeta: “Canta el pájaro en la rama; / un ruiseñor, bien despierto, / con canora voz que clama / predicando en el desierto”.

No he localizado el libro donde se incluyen estas palabras. Tuvieron sitios comunes de expresión como Mediodía (creo) Isla, Caracola, Espadaña...

Gracias por este recordatorio y por haber traído a este otro poeta grande en este espacio, como suele hacer en el suyo Alfaraz.

Anónimo dijo...

Buenas noches, supongo que eres Ignacio, hace unas semanas hablamos email por motivos de trabaja y al final me invitaste a visitar tu blog. Ha sido una grata sorpresa. Me ha encantado. Gracias por haberme hecho volar durante un rato.
Un beso Conchi

ONDA dijo...

De eso se trata querida Conchi de desconectar por unos momentos de la rutina diaria y en la medida de lo posible imaginarnos situaciones en lugares y tiempos diferentes a los que nos toca vivir.

Y eso creo que en gran medida lo consigue mi abuelo con su poesía.
Gracias por tu visita y otro beso para tí.

Alfaraz dijo...

Amigo Ignacio,
Quiero hacerte llegar un artículo a tu mail pero no se si no has recibido uno mío previo o es que no lo has leído aún ¿me lo puedes confirmar?

.

Anónimo dijo...

He leído por encima tu interesante blog. Y no he encontrado ninguna referencia a la relación epistolar que mantuvo Adriano del Valle con Fernando Pessoa. Si esas cartas se conservan, sin duda constituyen un gran tesoro. Lo sé por Ángel Crespo: Estudios sobre Pessoa. Ed. Bruguera. ¿Podrías aclarar algo sobre este punto?

ONDA dijo...

Si hay un libro sobre ello.
Adriano del Valle y Fernando Pessoa.
Apuntes para una amistad.
De Saez Delgado. Libros del Pexe

ONDA dijo...

No habia visto su mensaje a
hasta hoy espero que le llegue

ONDA dijo...

Le agradezco su inreres